Federica´s kitchen

LUNES 22 DE AGOSTO DE 2011

A view from my Kitchen

Uno de los mayores placeres de este verano es desde luego pasar mis mañanas a la sombra (no puedo tomar ni un rayo de sol) leyendo y escrutando toda la montaña de revistas de cocina que, desde hace meses, llevaban acumuladas sobre mi escritorio, en el suelo, debajo de algún mueble, dentro de las alacenas… (lo cierto es que sí, es verdad, invado mi hogar familiar con todas estas revistas para mi sagradas, y que colecciono desde hace más tiempo de lo que recordaba).


Julia Child & My Anthropologie Apron Saveur, Usa Edition
Fotografía: Federica Fotografía: Federica


Las leo con atención, recorto todas las recetas, las clasifico en carpetas según el tipo de cocina o bien la temporada a la que pertenecen: invierno, navidad, primavera, otoño, verano, carnes, caza, guisos, tartas saladas, salsas, pescados, verduras y legumbres, pollos y pintadas, y todo lo que se pueda inventar libremente.
Y es un placer incomparable.
Saveurs, Bon Appetit, el desaparecido Gourmet (Usa), Wine Spectator, Food & Wine, Wine cellars, Cote Est, Sud, Ouest et Paris, Country Living, Martha´s Stewart Living… Y muchas pequeñas ediciones de revistas de cocina italianas y francesas. 
En esos momentos, la emoción me catapulta a la pequeña cocina que consigo recrear en cualquier lugar: una cocina sencilla, hecha sólo de mis bártulos y donde cada día preparo varias recetas, varios inventos… Algunas salen bien y otras sencillamente son horribles e incomibles (menos mal que tengo a dos fans incondicionales como Cash y Dumas). 
La música de la hora de comer, las velas de por la tarde, todo forma parte de un ritual solitario en el que me encuentro a mi misma más real que en ningún otro lugar o situación, y lo cierto es que soy increíblemente feliz entre cuatro verduras, una copa de vino y mis especias. 
Hoy llevo un traje Vintage de Sister Jane, www.sisterjane.com azul y blanco de flores: los trajes de flores siempre han hecho imaginarme a mi misma siendo ya abuela, con un moño recogiendo mi pelo canoso y escuchando la canción “I Giardini di Marzo” de Lucio Battisti…

Bea´s Flowers
Fotografía: Federica

En mi kit perfecto de cocina improvisada no podía faltar mi Kitchen Aid, www.kitchenaid.com. La llevo a todas partes; fue un regalo de mi madre por Navidad hace ya casi ocho años, uno de los mejores regalos que haya recibido nunca. Muchos alumnos me preguntan qué es exactamente la Kitchen Aid… En realidad no cocina, no caliente, no reemplaza el trabajo del cocinero, no informatiza la cocción. Sólo ayuda a mezclar, tritura carne, ayuda a alisar masas de pasta fresca… como un pinche perfecto… Puede cortar verduras, puede desarrollar con mil artilugios mil funciones, pero nunca sustituyendo la mano humana. Y eso me encanta, ya que como suelo decir, la cocina es “Slowness”, es la velocidad perfecta entre la constancia, la parte práctica que nos exige la vida que llevamos y unos segundos de placer. Nada más. Ni muy rápido ni muy lento, ni muy caliente ni muy templado. Cocción en crudo, como suelo decir a menudo: sin calentar el aceite antes, sin pre-freír, todo junto y al mismo tiempo cocinándose a temperatura media, y nunca la prisa como norma. Es una forma de relajación como otra cualquiera, una forma de re encuentro con la paz que existe dentro de mí, como una meditación singular e inalterable.

My Beautiful Kitchen Aid
Fotografía: Federica

Y como soy una Freaki, una auténtica Freaki de verdad, también suelo viajar o llevar conmigo mis aceites, las sales, la pimienta negra molida, una planta de albahaca y si cabe en el coche, todo lo que se me ocurra.
Unos buenos cuchillos para cortar, una tabla, mi delantal, la Kitchen Aid y algunos detalles más, y puedo llevar mi cocina hasta en el mismísimo desierto (y como así lo hice… sin extras ni Kitchen Aid naturalmente… Porque preparar risotto sin nada, porque no había prácticamente nada, para 8 Guests de lujo en medio del desierto del Kalahari en Botswana fue un auténtico desafío a la integridad humana, pero como soy un kamikaze… Porqué no?).


My Grandmother´s Vintage CookBooks My first cooking book
Fotografía: Federica Fotografía: Federica

Deconstruir todas las miles de paginas de la revista Gourmet, clasificar todas las recetas y ordenarlas por temporada y tema, no es ni mucho menos lo más placentero… Organizar los menús de los cursos para septiembre, octubre, noviembre y diciembre si es un auténtico vicio. Cada año repito la misma hazaña: cada mes supone siempre, un nuevo descubrimiento. Este septiembre vamos a preparar mermeladas, utilizar los frutos rojos de temporada para amenizar nuestros magret de Pato y degustar los buenísimos Crumbles de Chloe Sucree. Vamos a preparar recetas con radicchio (el risotto por ejemplo), mezclar peras con quesos y nueces, muchas nueces. En Octubre vamos a descubrir el mundo de las setas, en todas sus versiones y formas de cocinar (pintadas rellenas, cremas, tartas saladas, salteados), haremos puddings salados, pescados con cepes, huevos escalfados, Brunch y la hamburguesa perfecta; en Noviembre las cremas de calabaza, las aves rellenas de castañas, mousse de castañas, frutos secos y whisky de malta, prepararemos especiales para Thanksgiving y la fiesta familiar de todos los Santos… Por supuestisimo, la esperadísima Navidad: la alocada imaginación de mi mente de Cookaholic ya ensaya miles de menús para estas Navidades, mil recetas para hacer nuestro Foie, nuestro Panettone, cócteles de todo el mundo y sesiones mano a mano para decorar y preparar las mesas para nuestras fiestas con la participación de Sally y su talento para The Workshop Flores.




Mientras preparo este otoño culinario, dejo aquí varias recetas para estos últimos días de verano.
Estas primeras son sencillas, frescas y perfectas para acompañar las famosas Barbacoas en el jardín, en la terraza o en la playa (yo soy incapaz de ni siquiera encender las brasas… Pero mi marido es un auténtico genio, y si no, nada como seguir las instrucciones de Jamie Oliver, www.jamieoliver.com, para una barbacoa perfecta).


The Perfect Barbecue
Fotografía: Federicas


Por una lado, Flores de Calabacín (no confundirlas con las de Calabaza) rellenas de Mozzarella y por otro, Ensalada de Garbanzos con Vinaigrette de Limon.

Wild Courgettes Garden
Fotografía: Federicas


Las flores de calabacín son un plato típico italiano, son fáciles y rápidas de preparar. Cuando las compremos en el mercado sólo tenemos que asegurarnos que sean machos (sus hojas son más largas y se enroscan entre ellas) y si queremos, podemos cortar en laminas los pequeños calabacines de donde cuelgan y freírlas junto a las flores.


My Vegetable Garden Gourgettes
Fotografía: Federicas


Los ingredientes que necesitamos son los siguientes:
- 8 flores de Calabacín
- Mozzarella (1 bolsa)
- 4 cucharas soperas de Harina
- 2 cucharas de agua con gas/ o cerveza
- sal
- Pimienta
- Aceite de oliva suave

Opcional:

- 150 gr Ricotta
- 100 gr Parmesano o Pecorino Romano

Fiori di Zucca fritti
Fotografía: Federica

Lo primero que debemos hacer es lavar delicadamente las flores con agua fría y dejarlas secar. Mientras se secan vamos preparando la Pastella: la Pastella es lo más parecido a lo que utilizaríamos para “tempurizar” unas verduras o unos langostinos en la cocina Japonesa. Lo único que debemos hacer es coger un bol y mezclar la harina (puede ser de Espelta para que resulte más ligero), con el agua o con la cerveza e intentar conseguir una masa semi-espesa donde sumergiremos nuestras flores. Salamos y pimentamos nuestra Pastella al gusto. Por otro lado, abrimos delicadamente cada una de las flores, arrancamos los pistillos de color naranja que se encuentran en el fondo de la flor por completo y rellenar con un poco de mozzarella (un taquito de 2 x 2 cm aprox), cerrar la extremidad de la flor enrollando sus puntas y sumergirla en la pastella.
Calentar el aceite en una sartén: yo siempre utilizo aceite de oliva, en este caso ligero o suave, y nunca re caliento dos veces el mismo aceite ya que es extremadamente dañino para la salud. Una vez que esté el aceite caliente, freír las flores hasta que estén doradas. Tomar una vez estén templadas.
He de admitir que esta es mi propia versión de I Fiori di Zucca, ya que la receta original lleva más ingredientes (como por ejemplo las anchoas).

Hace tres veranos, en un viaje maravilloso por la costa Oeste de California, pude degustar en el restaurante italiano Bar Bambino (www.barbambino.sf) en San Francisco (posiblemente, unos de los mejores restaurantes italianos en los que haya estado fuera de Italia) las flores de calabacín rellenas de Queso Pecorino Romano y Queso Ricotta más increíbles que pueda recordar. 
Podemos sustituir nuestro relleno de Mozzarella, por una mezcla igualada de queso Ricotta y queso Parmesano o bien Pecorino Romano. Impresionante.

Salad Bodegón
Fotografía: Federica

Ensalada de Garbanzos con Vinaigrette de Limon.

Esta ensalada la suelo hacer también con lentejas (siempre Pardinas), ya que es una receta muy fresca, sana y ligera y que suele gustar a todo el mundo.


Los Ingredientes para 6 personas son:
- 150 gm de Garbanzos (pequeños mejor)
- una rama de Menta
- 1 Tomate
- 1 Pimiento amarillo
- 1 Cebolla mediana
- 1 Zanahoria
- 2 Ramas grandes de apio

Para la Vinaigrette de Limón:

- 1 limón
- Sal
- Pimienta
- 1 cuchara sopera Mostaza de Dijon

Fotografía: Federica

Lo primero, ponemos a hervir un cazo hondo con agua suficiente como para cubrir todos los garbanzos, y además, le añadimos la zanahoria cortada en trocitos y una de las ramas de apio (hojas incluidas si queremos) también cortada. Tenemos pues, los garbanzos, la zanahoria y el apio todo junto y lo llevamos a ebullición hasta que comprobemos que el garbanzo está en su punto (a mi me gusta siempre la verdura un poco al dente). ¿Porqué ponemos la zanahoria y el apio? Es un pequeño truco para dar sabor a nuestros garbanzos, y aunque retiraremos las verduras, queda al final un suave aroma para nuestra ensalada (también se puede añadir Laurel y en vez de garbanzos, utilizar lentejas).

Garbanzos cooking Time
Fotografía: Federica

Mientras nuestros garbanzos se cuecen, podemos ir cortando nuestra cebolla, la otra rama de apio, el pimiento amarillo, el tomate y la menta: yo recomiendo cortarlo todo en cuadraditos y desmenuzar la Menta con los dedos y mezclarlo todo en la fuente donde vayamos a servir nuestra ensalada. Es importante no aliñarla hasta que los garbanzos estén listos para evitar que el tomate por ejemplo, se ablande con el efecto del aceite y de la mostaza.
Preparamos nuestra Vinaigrette de Limón: esta versión del famoso aliño francés es sencillísima y yo la utilizo para casi todas mis ensaladas y verduras. En un pequeño bol ponemos 4 cucharas de aceite de Oliva, una pizca de sal, pimienta al gusto, 2 cucharas soperas de mostaza de Dijon y el zumo de medio limón o uno entero, esto depende también del gusto (yo me suelo pasar de limón la mayoría de las veces…). Mezclamos todo con un tenedor hasta conseguir un efecto uniforme. 

Escurrimos los garbanzos, retiramos las verduras que sobran y los dejamos debajo del agua fría hasta que su temperatura nos permita echarlos en la fuente con todas nuestras otras verduras.
Mezclamos, aliñamos y listo.

Pd: si nos quedamos un poco cortos de sabor, nada como añadir una cucharada más de Mostaza.











LUNES 01 DE JULIO DE 2011


Julie & Julia

Hace poco una de mis alumnas del curso de cocina me preguntó “Fede, para ti cual es el mejor libro de cocina?”…

Fotografía: El libro que inspiró la película

Lo cierto es que aunque haya magníficos profesionales en todo el mundo y maravillosos libros de cocina (como los de la editorial Flammarion o Marabout), con fotografías que nos dejan muy poco espacio a la imaginación y sin embargo un espectacular sabor de boca aún antes de comenzar a pensar qué plato prepararemos esa noche… Pero yo no lo dudé: “El libro de Cocina de Julia Child: Mastering the Art of French Cooking”.

Fotografía: Libro de recetas de Julia Childt

Cuando estrenaron la película basada en la vida de Julia Child y una joven bloggera de cocina que reproduce todas y cada una de las 534 recetas del libro, no me sentí particularmente fascinada por el contenido, ni siquiera por el hecho que fuera protagonizada por la inimitable Meryl Streep, única en cada una de sus actuaciones. Tampoco me terminó de convencer que el guión y la dirección estuvieran a cargo de Nora Ephron, creadora de Cuando Harry Encontró a Sally y muchísimas películas de alto contenido romántico, imperturbable y sincero. Y hablamos del 2009, año en la que fue estrenada.

Fotografía: Julia Child interpretada por Meryl Streep

Sólo hace un mes y medio, una noche en la que no tenía previsto entretenerme con ninguna película (y que casualidad que cuando menos nos esperamos algo de la vida, más nos sorprendemos), descubrí el mundo de Julia Child, y aunque la película posiblemente no retrata la complejidad de la vida y de la herencia culinaria que la americana dejó en nuestra memoria, desde luego me abrió los ojos y me descubrió un mundo que yo desconocía por completo.

Fotografía: Federica
Bread Fusion, San Francisco Organic Market

Con que Julia Child,? Una ama de casa, felizmente casada, americana, sin ninguna preparación y experiencia en el ambito culinario, revolucionando el entendimiento de la cocina francesa? Pues lo cierto es que sí, y que genialidad.
Una mujer maravillosa, embaucada saludablemente por el mundo de la cocina, sin pretensiones y logrando explicar la compleja cocina francesa, desde todos sus pequeños secretos, hasta sus mejores salsas, tecnicas de cocción, bases para caldos, verduras, pescados, carnes, asados, horneados… Y todo, de una manera sencilla y cercana.
Y además, tuve la suerte que mi mayor fan me regaló la edición especial de su libro de recetas hace menos de un mes y lo cambié durante muchas noches por mi libro de cabecera semanal.

Fotografía: Federica
Fab Jam, San Francisco Organic Market

Lo cierto es que me siento muy afortunada, y últimamente, cuando puedo parar y sentarme a pensar con el corazón y no con la mente, tengo que hacer grandes esfuerzos por no parecer algo frívola y sonreír por el hecho que con 33 años, la cocina y mi pasión desenfrenada por todo el mundo que la rodea, me permiten hacer de esto una forma de trabajo y de sustento.

Fotografía: Federica
Courgette Passion, San Francisco Organic Market

Los cursos que doy por las noches y con la ayuda de mi magnífica Chloe, Miss Chloe Sucree experta pastelera Bio (y eso que personalizar a un ser humano no es lo más apropiado, pero qué puedo decir de alguien tan sublime…) resultan ser agotadores… Sobre todo después de nueve horas trabajando en la tienda sin descanso…

Fotografía: Federica
Greens, San Francisco Organic Market

Pero lo cierto es que también resulta ser el momento más especial de todos los días de la semana, el momento en el que el cansancio no tiene lugar, sólo la imaginación, el silencio de la noche, muchas recetas que descubrir, reinventar y manosear. Alumnos maravillosos y pacientes; largas charlas sobre nuestras vidas, sobre lo que nos rodea, sobre lo que en pequeñas dosis y por asombro somos capaces de descubrir al contacto con los secretos culinarios. Y me sorprende que una simple pasión nacida hace 28 años y esos estudios (que tampoco iban a servir de nada…) del Cesar Escoffier hoy, se hayan transformado en el pequeño y mágico mundo de Federicas Kitchen.

Fotografía: Federica
Pomodori Colorati, San Francisco Organic Market

Yo, que nunca habría podido soñar con algo semejante, la ferviente seguidora de Jamie Oliver, de Sohie Dahl y últimamente incluso de Gwyneth, convertida en un mini Ratatouille.
Navegando he encontrado estos nuevos blogs de Cocina que no os podéis perder. Qué maravillas consiguen hacer los seres humanos, cuando quieren.



PD: estoy trabajando en las nuevas recetas para los cursos de Julio. Espero poder publicarlas esta noche***









Los Cursos de Cocina en Federica´s Kitchen

Al fin publico los menús día por día de los cursos de cocina que damos en Federica´s Kitchen y cada semana publicaré la receta que más éxito haya tenido durante nuestras noches de catas y creatividad culinaria!















LUNES 18 DE MAYO DE 2011

La vita é bella


Vivimos una vida en la que parece que nunca hay tiempo para nada, nunca hay tiempo para acabar algo, para quedar con alguien, para llamar a un ser querido, para acordarnos de todo lo que debemos hacer y en la que nos sobra tiempo para perder el gusto por las cosas sencillas, por los placeres de la vida que sólo requieren parar el tiempo un momento, congelarlo y disfrutar. Saborear. Oler. Cerrar los ojos y sentir la calma y el silencio.
Seamos sinceros, en esta carrera para ver quién llega antes sin saber del todo a donde, si se trata realmente de nuestro donde y de lo que queremos... En esta carrera hemos olvidado bajar del mundo que gira, parar, respirar, contemplar y darnos el capricho más caro del mundo: ser felices y disfrutar de la vida.



Para mi uno de los placeres más salvajes y auténticos de la vida es la Cocina. Comer, cocinar, elaborar, saborear, mimar a mi familia a través del paladar. Beber un buen vino, escuchar buena música, poner perdida la cocina y estar descalza mientras pienso, pienso en todo lo que hay en mi vida, sin más. Creo que la Cocina y su gastronomía, sea como amateur, profesional o simple chapuzas, es una terapia excepcional para el corazón y sobre todo, esa parte tan reñida llamada razón.


No tenemos que ser Jamie Oliver, por el cual por cierto, siento una gran admiración no por que sea un buen cocinero que no lo dudo por supuesto, si no por que tras renegar de ese tipo de especulación de la gastronomía, me he rendido a sus pies y a sus conocimientos tras dedicarle un día a cada una y todas de las recetas de su libro Jamie´s Italy, he de admitir y con muchísima felicidad, que es el primero de los muchísimos libros de cocina que tengo que enseña la real y auténtica Salsa al Pomodoro Italiana y el Ragú (lo que en España se conoce como Bolognesa). La de mi Madre, la mia Mamma. La de mi abuela, la que preparaba mi tía Marina y la única que me lanza como una catapulta hacia mi niñez con sólo olerla. Y he probado uno y cada una de sus recetas y son sencillas. Divertidas y auténticas.


No todos queremos ser Jamie Oliver ni tampoco cocinar con utensilios de Le Creuset o Mauviel, por eso surgió la idea tan común hoy en día, de publicar recetas sencillas de la cocina más tradicional y casera.
La materia prima es fundamental. Hoy en día los tomates ya no saben a tomate, la fruta está llena de agua y vacía en sabor y cada vez es más complicado encontrar productos buenos en calidad y en precio, es importante encontrar la materia prima que necesitamos y con esta premisa, ya el 70% de nuestro trabajo está casi desarrollado.


Para mi, pero supongo que es por que soy Italiana, son fundamentales la hierbas aromáticas, a ser posibles plantadas en casa, en el pequeño balcón, en la ventana o en macetas. Yo siempre viajo con albahaca, y tengo de los dos tipos: Albahaca de hoja pequeña y el Basilico de hoja grande. Romero fresco, Tomillo, Menta, Laurel y Salvia son mis básicas.
La primera receta con la que vamos a inaugurar la cocina de Federicas Kitchen es Rigatoni al Pomodoro.
Yo suelo comprar pasta Garofalo que es un poquito más cara que la Barilla pero sigue siendo muy asequible y la diferencia es abismal. La suelo comprar en Sánchez Romero y ahora la hay hasta en Vips.
Los rigatoni son una variedad de pasta que adoro, creo que junto a las Fettuccine y las Conchiglie, es la que más me gusta en absoluto. Su aspecto es como la de las tradicionales Penne pero son más grandes, no tienen punta y al tener el agujero más hondo retienen mucha más salsa en su interior.

Estos son los ingredientes para nuestros Rigatoni al Pomodoro e Basilico para 4:
500 gm de Rigatoni
400 gm de Tomate en Trocitos fresco o Triturado
Aceite de Oliva Virgen
2 dientes de ajo pelados y enteros
5 hojas de Basilico grandes
Sal
Pimienta
200 gm de Parmesano


Opcionales:
Peperoncino
Mozzarella di Bufala

La clave para esta pasta está en Il sugo al Pomodoro (Salsa de Tomate): cogemos un cazo hondo, echamos un chorro de aceite de oliva, los dos dientes de ajo enteros, el tomate troceado (un pequeño truco es añadir unos tomates Cherry o Pera cortados por nosotros y añadidos a parte), 2 hojas de Basilico y una pizca de sal. Todo junto y en crudo (en frío). Encender el fuego a media intensidad y dejar cocinar con la tapa durante unos 10 min. Siempre aconsejo no dejar de vista nunca lo que estemos cocinando y darle vueltas una y otra vez para que la salsa se haga más espesa. Cuando esto ocurra, añadimos un poco más de sal a nuestro gusto, la pimienta, las hojas restantes de Basilico y apagamos el fuego. Es importante no tener prisa en hacer la salsa: tiene que perder el agua de los tomates y convertirse en una sola salsa uniforme.
Uno de los aderezos más comunes en Italia es el Peperoncino, que yo adoro por cierto, y que es un tipo de Cayena que suele darle un toque a todos los platos.


Dejamos descansar la salsa y mientras ponemos otro cazo hondo y lleno de agua hasta arriba sobre el fuego a temperatura máxima. Antes que empiece a hervir, le echamos un puñado de sal gruesa y esperamos que alcance la temperatura perfecta (ebullición).
La pasta debe cocerse al Dente: aunque que esté al dente depende también del gusto de cada uno, es mejor que al probarla nos parezca que está demasiado crujiente entre nuestros dientes a que esté blanda. El tiempo que pasa entre que apagamos el fuego, cogemos el cazo y lo llevamos al escurridor, también se tiene que considerar a la hora de cocinar pasta. Yo personalmente nunca me fijo en los tiempos de cocción que indican las cajas de pasta, son orientativos. La pasta fresca al huevo tarda unos 3-4 minutos, sin embargo la pasta secca tarda entre 7 y 12 minutos. Un truco, al remover con una cuchara de madera el agua hirviendo con la pasta deberíamos sentir el tiempo de cocción.
Una vez escurrida la pasta, vaciamos completamente de agua el cazo y vertemos el Sugo al Pomodoro en él (que tiene que estar caliente) y lo colocamos encima del fuego que acabamos de utilizar (pero apagado). Ponemos el Parmiggiano, troceamos una mozzarella y echamos la pasta rápidamente y removemos.
Todo lo demás, al gusto. Yo suelo poner doble cantidad de Parmiggiano pero ya es decisión personal.
Y por último: una mesa, buena compañía y un lugar especial para la mente.



LUNES 06 DE MAYO DE 2011


La Cucina di Mamma

Llevo cocinando desde los 5 años: tenía un libro de recetas de Disney que se llamaba “Le Ricette di Nonna Papera” ( Nonna Papera era la mujer de tío jilito) lleno de divertidas imágenes, de calidos dibujos, memorables colores y recetas de Pastelería que nunca nunca nunca conseguía llevar a cabo. Ni una sola vez de manera eficaz. Como mucho conseguía quemar algo en el horno, ensuciar toda la cocina y caer rendida el domingo por la noche sin entender porqué la repostería era tan inalcanzable para mi.
Ese mismo día me preguntó mi madre, mientras escribía sobre un cuaderno con paginas en blanco, qué quería ser de mayor: y lo cierto es que no lo dudé. Quería ser escritora. Escritora y Chef.
Estudié Literatura y Estudié en París el Cesar Escoffier: y hoy en día, tras mis años trabajando, no soy ni escritora ni Chef.






Soy una soñadora empedernida eso sí, se cocinar, eso es lo que dicen y me puedo considerar cocinera de pequeños momentos de la vida. Disfruto con la cocina, su mundo, la gastronomía, la enología de una manera casi descontrolada e irracional. No hay un control posible ante semejante placer. Y también hablamos de una cuestión cultural; cuando estudiaba Arte Moderno se trataba siempre de un reto, de cuánto había que saber más para llegar a entender completamente y sentir libremente el arte… O bien no saber nada y poder enfrentarse a una obra a pecho desnudo y con solo los sentidos en el aire.



La gastronomía es cultura, te desarma sin apenas prevenir y te vuelve un obseso hasta la enfermedad con el estudio, la comparación, los sentidos, los olores, el descubrimiento, la capacidad de saber y poder sorprender y sorprenderse una y otra vez y no saber cómo ni porqué.
Es maravilloso.

Federica´s Kitchen nace para satisfacer una necesidad personal: querer enseñar a cocinar como lo hacían nuestras madres, como lo haría un niño. Como lo haría un buen cocinero francés, italiano o español. Y al alcance de todos. Sin pretensiones, sin niveles, sin objetivos: solo por el placer de pasar un buen momento en la cocina y que cada uno encienda su propia imaginación.




12 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Federica!!!!

Ana·Cuca dijo...

Gracias de verdad!
tu blog es mi blog preferido.

Federica´s Kitchen dijo...

Ana-Cuca pero qué ilusión!!!!! sois una inspiración viva para mi, menudo gusto teneis, la mejor tienda y punto de referencia de España!!!!!!!
xxxx

Anónimo dijo...

Felicidades Federica!!!! Por la página web, el espacio......por soñar

Anónimo dijo...

Hola Federica!!!! Acabo de encontrar tu blog por casualidad y he de decirte que me ha encantado. Estoy de acuerdo con todo lo que dices y la verdad es que yo también estoy un poquito obsesionada con ser mejor cocinera día a día. He leído que impartís clases de cocina. Dónde puedo conseguir más información sobre los cursos, precios...??
Muchas gracias

Federica dijo...

Hola! vamos a publicar hoy mismo todos los menus para este mes de Mayo que ya acaba y el mes de junio con todos los datos necesarios!!! y si no, puedes escribirme a federicaskitchen@gmail.com
gracias!!!!!
Federica

Maje dijo...

Hola Federica,
justamente hoy he tenido un mal día porque me han dado de nuevo la noticia de que me tienen que operar de la boca, es la tecera operación (nada grave pero muy molesto) y tendré que estar unos días sin poder comer solo a base de sopas. He encontrado tu blog a través del artículo del mundo y quería decirte que me encanta, que voy a buscar la información sobre los cursos de cocina porque aunque estudio en Polonia y soy de Valencia, me encantaría participar en alguno.
Gracias!!
Mi e-mail es majemontesinos@hotmail.com, mi madre te agradecería muchisimo si compartieras algunas recetas de sopas nutritivas :-)

Anónimo dijo...

Federica, me encanta tu nuevo blig, soy una gran seguidora tuya desde que abriste Federica & Co, un paraíso imposible de "copiar".

Quería darte una idea para publicar, el otro día estuve en el restaurante ËCOBAR (www.ecobar.es) es un sitio mágico, con alma y lleno de vida. Tienes que visitarlo ya que seguro que te encanta.

ËCOBAR está en la C/ Villalar 4, Madrid. Tiene un diseño vintage mezclado con reciclajes y un gusto exquisito!

Virginia dijo...

Querida Federica. Vivo muy cerquita, pero nunca hasta hoy habia entrado a conocer tu espacio. Ahora no voy a dejar de ir. Lo he identificado absolutamente conmigo. Lo primero... Apuntarme al curso del 28 de junio (el 30 cumplo 40 años, que mejor regalo para mi misma!!). Enhorabuena. Te seguiré de cerca...

Virginia

Anónimo dijo...

Gustaria de saber programacion de julio
eulalia@ufpr.br

Federica´s Kitchen dijo...

Hola a todos!!! Estoy preparando los menús de julio y espero poder publicarlos manana mismo!!! Gracias a todos por vuestros mensajes tan increíbles*****

Prl dijo...

Ahora no sé decir cómo he llegado aquí pero vaya sorpresa encontrar este blog. ¡Qué fotografías! Me ha parecido encantador en general. Os añado a mi lista de blogs que regularmente leo. Un abrazo,

Publicar un comentario en la entrada