martes, 5 de julio de 2011

Sobre la felicidad…

Shakespeare escribía en el 9 (noveno) acto de Hamlet: Reina “¡Ah, Hamlet! Me has partido en dos el corazón. Hamlet: “Pues tira la peor parte y con la otra mitad vive más pura”

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 1

(Recito en mi memoria mientras escucho Tchaicovsky, (famosisimo por su Lago de los Cisnes) y su Concerto en D, Op.35: I.Moderato) Perfecto para esta entrada Sobre la Felicidad.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 2

Y el mes de junio que prometía ser más distendido, en el sentido que debía de haber sido capaz de organizar mi tiempo de una manera mucho más práctica, ordenada y sencilla… Y sin embargo, todo lo contrario: horas interminables de trabajo, días y noches cocinando o atendiendo, calor, muchísimo calor y agotamiento… Antes, cuando posiblemente mi cabeza podía divagar apasionadamente por las diferentes formas de escritura, y mis pensamientos eran más jóvenes y todo fluía más rápido y sin sentido… Antes, sólo con unos minutos en silencio y un bolígrafo podía rellenar millones de páginas en blanco. Antes todo era más fácil. Más inalterado. Más puro.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 3

Ahora, con el cansancio, no consigo dar rienda suelta a la noria de las múltiples y alocadas ideas que se disparan en mi mente: parece como que todo queda atrapado en un mundo que no pertenece a la realidad de todos los días… Y es frustrante y a veces extraño, pero supongo que forma parte de la involución humana.
Nos hacemos más viejos cuanto más sabios somos, cuando al fin tenemos tiempo de disfrutar de la vida ya nuestro cuerpo no responde como antes, y desde luego somos meramente duros por fuera y demasiado blandos por dentro.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 4

Con todo esto, sólo intento justificar las múltiples acusaciones, y mis propias frustraciones, al no poder escribir más en este Blog para mi tan tan importante. Aunque Julio va a ser distinto. No me queda otra. Y durante mis vacaciones, podré al fin fabricar una serie ilimitada de pensamientos ligados a fotografías que puedan amenizar la enorme suerte de poder tener un Blog y que alguien o algunos lo lean.
Me doy cuenta que siempre me quejo del Tiempo. Y que no hago nada para evitarlo.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 5 y 6

¿Por qué sobre la felicidad? Porque es tan complicado escribir sobre la Felicidad. Es muchísimo más sencillo hablar de las desgracias, del tormento, de la infelicidad, del sufrimiento, del dolor, incluso cuando tenemos una conversación entre amigos… Es siempre mucho más sencillo o por lo menos capta muchísimo más nuestra atención la desgracia que el simple hecho de ser felices. Parece que ser felices es aburrido. O si reflexionamos un poco más quién diablos sabe lo que es la felicidad? Existe? Son momentos, instantes, está en nuestra imaginación o realmente somos capaces de sentirla y saber saborearla.
Creo que la felicidad está hecha de sencillos y silenciosos instantes. No se trata de la alegría o del éxtasis, aunque a veces puedan ser, estos, muchísimo más potentes. No, la felicidad no se toca, se siente, se suele soñar aunque no se suele alcanzar.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 7

Demasiado complicado se lo ponemos a la felicidad para poder existir en este mundo lleno de dolor, de niños enfermos y abandonados, de mujeres maltratadas, de ancianos en la calle, de seres corruptos y tan salvajemente ambiciosos que sobre ponen sus intereses a la vida humana. El animal humano capaz de desatar el terror con sus propias manos. Como podemos ser felices en un mundo como este?
Pero nosotros, que tenemos la enorme suerte de vivir en un lado del mundo donde lo tenemos todo y no hacemos más que quejarnos, donde nuestros instintos básicos y los superfluos están sobrevalorados y excesivamente satisfechos, donde el tiempo pasa rápido persiguiendo solamente lo que no tenemos y que no somos capaces de parar y mirar, observar y agradecer todo lo que tenemos… Tenemos la obligación de buscar la felicidad y la satisfacción de la vida misma, por penosa que sea.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 8

Ayer estaba trabajando a las 6 de la mañana en algo que tengo la suerte de poder hacer con mucho placer, en compañía del amor de mi vida, de mis chicos y aunque hiciera calor y estuviera agotada y estuviera a 2500km de mi casa, no podía dejar de mirar a mi alrededor y sentir que era feliz. Y tengo deudas, muchísimas, como muchos, y no llego a fin de mes la mayoría de la veces y menos ahora, y he pasado momentos en mi vida durísimos… Y tengo el corazón roto, a veces; y otras veces la vida me sigue probando con situaciones que agotan mi paciencia, mi equilibrio y mi fisionomía. Parece que nunca se termina de superar complicaciones. Pero esa es la vida. Y necesito, estoy obligada a buscar los momentos y atisbos de felicidad.
Como la encontré? Escuchando el ruido del verano. Es un ruido inconfundible que me catapulta a un lugar misterioso de mi memoria infantil, cuando todo era sencillamente perfecto y las cosas más estúpidas y banales me hacían feliz. El ruido del verano son las chicharras, para mi. Las chicharras, el olor de los pinos, pisar con los pies descalzos la tierra y el campo, respirar al aire libre y largas horas del día haciendo nada, sólo imaginar, soñar, jugar con mi mente, dibujar sensaciones y desde luego vivirlas.

Fotografía: Federica
Happiness, California 2008/ 9

Si de eso se trata la felicidad, de vivir la vida y sentirla como tal y apreciar cada pequeño rincón de armonía y los instantes de pequeña conformidad, de vibrar con pequeños recuerdos o ínfimos detalles, pues seamos felices de vez en cuando, que en estos momentos tan duros en los que todo parece estar del revés, ser felices es Gratis. Y es nuestra obligación. Sin pretensiones, sin remordimientos y desde luego sin falsas ilusiones sobre un mundo prefabricado en el que solo el que lo tiene todo puede ser feliz. Y qué estupidez más grande. Incluso para mí, con una flaqueza anímica y una vulnerabilidad irresistible, hay lugar para segundos de felicidad.
Ser felices.

13 comentarios:

AMANITA dijo...

Si después de estos silencios tan largos, escribes esto que a muchos nos cuesta tanto explicar y con lo que nos sentimos totalmente identificados te mereces la felicidad plena de corazón. Humildememte gracias pues hoy me has hecho muy feliz. Muchos bicos.

http://isauraamandabybastos.blogspot.com/

JAT dijo...

Fede, todo esto es muy bonito pero no es real. Dices que la felicidad está hecha de sencillos y silenciosos instantes, y no es verdad. Eso es lo que la gente cree que entiende por felicidad, lo que la gente espera tener de vez en cuando, o como también dices, lo que se sueña pero no se puede alcanzar. Eso no es la felicidad, sino un momento de gloria, un momento de desconexión.
Creo que la felicidad es saber que tiene uno y apreciarlo, vivir con lo que tenemos y no con lo que soñamos, no aspirar a lo que tiene el otro sino disfrutar de lo que tenemos a mano. Intentar estar bien contigo mismo, contar con que te levantarás de la cama todos los días intentando hacer sonreír a los que te rodean, intentando no dejar cabos sueltos, e intentando ser mejor persona.
Y ya de la que estamos, aprovecho para comentarte que me ha gustado mucho lo que has escrito, ese momento de felicidad junto con tus chicharras, tu vuelva al pasado a las 6 de la mañana.
Un beso enorme...

Federica dijo...

Cuando me refiero a "sencillos y silenciosos instantes" no hablo de algo que pase en el tiempo, sino la manera que podemos tener de apreciar las cosas sencillas de la vida, tal y como tu dices, de no esperar nada que no sea real y que lo que tenemos, por pequeño que sea, es lo que debe hacernos feliz. No mirar al lado, ni encima ni por debajo, solo disfrutando de lo verdaderamente importante de esta vida. Hablamos de lo mismo, creo....
un beso

Susana dijo...

Ser feliz es...desearlo¡!

Petó

El collar de Hampstead dijo...

Tienes mucha razón!! vamos a dejarnos de felicidades grandes e inalcanzables y vamos a empezar a disfrutar de esas pequeñas cosas que nos pueden reportar deliciosos momentos...
Bss carmen

Remedios dijo...

Bonitas reflexiones acerca de algo TAN COMPLEJO como es la FELICIDAD...

bESOS

http://www.carlotatequiere.blogspot.com

wishlist aran dijo...

Me encanta el blog, las fotografías, las reflexiones... aunque tardes siempre merecen la pena, así que, gracias, por hacernos reflexionar, soñar, viajar......

Que tengas el mejor día!!!!!! Besosss

www.goopcloset.blogspot.com

Annie dijo...

Federica estoy completamente enganchada a tus historias, a tus fotografías y tenía que compartirlo, la felicidad es un misterio lleno de pequeños detalles, de instantes mágicos, viene y va y es caprichosa,la felicidad es sentirte vivo y agradecer que lo estás y por cada gota de aire que entra en tus pulmones, por cada baño en el mar, cada gesto de amor, cada recuerdo alegre, por cada estación, por las flores,por los libros, por el cielo y la brisa, por todo y por menos, merece la pena ser y estar feliz y si alguna vez se nos olvida siempre nos quedará Shakespeare.

juliana dijo...

q hermosas fotos, transmiten felicidad!

muydulcevinuesa dijo...

Que seas FELIZ!!!!

Cordelia dijo...

La felicidad es tan inasible... Comparto con JAT la idea de que consiste en saber disfrutar lo que uno tiene y los detalles del día a día, para que sea un sentimiento lo más presente posible. Lo único es que a veces dejamos de disfrutar porque no podemos lograr un deseo.

Ante esto último, por decir algo nuevo, recomendaros la lectura de “Flow”, de M. Csikszentmihalyi, que examina un método de búsqueda de la felicidad basado en la superación constante de pequeños desafíos del día a día que uno se marca, aunque sean simplezas para uno. Así es posible alcanzar “el control directo de la experiencia y la habilidad para encontrar alegría momento a momento en lo que haces”. Es más clara la frase de “la alegría depende de cómo la mente filtra e interpreta las experiencias cotidianas”…”depende del dominio de la conciencia”.

Cuando los problemas son más gordos, el autor sigue defendiendo el método, porque proclama que se pueden superar troceándolos en pequeñas tareas tendentes a solucionarlos. La satisfacción por ir superando estas pequeñas tareas, transforma ese problema en una experiencia de flujo.

Menudo rollo estoy soltando. Resumo. Es muy atrayente la idea del autor de “disfrutar” durante el camino, y no obsesionarse con lograr la gran meta, sino aplicarse en las partes en que la troceas.Esos trocitos asequibles deben estar pensados para que te reporten muy a corto plazo autoconfianza y satisfacción personal, factores que alimentan la serotonina...

Cuando éramos pequeñas no necesitábamos esta información, pero tampoco éramos tan capaces de superar tantas tareas…

tienda dolores dijo...

Pues no sabes cómo te entiendo... así sin más porque también estoy agotada y porque cada vez que escucho una chicharra o un grillo en mitad de una de estas noches de verano, sonrio.

Federica dijo...

y que especial es sonreir en estos tiempos, cuando cada vez que abrimos un periodico o vemos unas noticias, solo vemos desgracias, muertes, gente que pasa hambre y sed, guerras y mas guerras y una crisis que reconcome hasta el más optimista. Por lo menos sonreir, es gratis e imaginar tambien!

Publicar un comentario en la entrada